Nueva entrada sobre nuevas aventuras en esta nueva bitácora de Shiatsu en alforjas.

Semana 1 Shiatsu en alforjas:Finca Saramandaia, Ciudad Colón, Costa Rica

¿Os hemos hablado de los vientos de verano? Estimado lector, si nos vienes leyendo desde hace algunas semanas te acordarás que la estación seca empieza en enero, al menos en la cordillera central. Lo que no sabían nuestros terapeutas viajeros es que a la par empiezan unas ventoleras como para arrancarle los cachos a cualquier animal de cuernos.

Ese lunes fue nuevamente de mudanza, Sharon y su familia habían conseguido unos boletos para irse de vuelta para los Estados Unidos. Por lo que, temprano en la mañana nuestros terapeutas conserjes caminaron los 50 metros que los separaban de la casa de los «gringos». Los ayudaron a cargar sus maletas al taxi y se despidieron brevemente. Sharon les explicó brevemente cómo estaban organizadas las llaves de todas las casas. Al montarse en el taxi les soltó: «La finca es suya hasta abril, hagan lo que consideren adecuado y disfruten su estadía». Minutos después nuestros terapeutas entraron a su “nueva” casa.

La habían recorrido brevemente cuando se reunieron por primera vez los amables gringos, ahora podían mirarla con más detenimiento. Se trata de una casa pasillo de unos 3 metros de ancho por 18 metros de largo. Esta está compuesta de una sala comedor cocina, una habitación estudio, un baño y finalmente, la habitación principal. En Costa Rica los techos se suelen hacer con láminas prefabricadas de zinc o cualquier otro material ligero. Para evitar que el calor sea agobiante los días soleados se realiza un aislamiento adecuado por dentro de la casa. Esta casa cuenta con grandes ventanales y, cada tanto, una lámina transparente en el techo cubierta con una cortina clara. Una gran combinación para darle mucha claridad a la vivienda. Por fuera la casa está rodeada de finos bambúes, esto ayuda a mantener la privacidad y, al mismo tiempo frenar las potentes ráfagas de viento.

Como era de esperarse, hubo que limpiar a fondo la casa para realizar la mudanza. En la noche sobre las 8 habían conseguido mover sus cositas para el nuevo hogar. A esa misma hora apareció Levis, uno de los nuevos inquilinos de la finca. Se presentó brevemente antes de dirigirse a su también nuevo hogar. Exhaustos y con las fosas nasales llenas de polvo tardaron poco en darse un baño relajante y caer como troncos.

El siguiente día se lo tomaron con soda, como se dice en Venezuela. Ordenaron algunas cosas pendientes del día anterior, y para ventilarse un poco hicieron sus entrenamientos funcionales. El rubio contaba con hacer poco más, quizás darle una vuelta a las gallinas en la parte baja de la finca.

nutrición

El miércoles lo utilizaron para adaptarse a su nueva casa, descubrir todos los implementos de la cocina y la buena cantidad de libros disponibles en la biblioteca. El jueves realizaron sus entrenamientos funcionales antes de irse para una expedición hasta Escazú, o mejor dicho hasta el gran centro comercial que se encuentra en ese suburbio “chic” de la capital. Pudieron comprar algunos ingredientes especiales como miso blanco o levadura nutricional y, sobre todo reunirse con Eugenio. El amable sexagenario propietario de la Estancia San Pascual les había preparado un bolso de ropa para bebé. Toda recogida en su propia familia, mucha nunca utilizada y en perfecto estado. Ahora bebé tiene más ropa que la que tienen sus dos progenitores.

El viernes lo utilizaron para trabajar en Working Wellness, darse una vuelta por la finca y hablar un rato con José, el jardinero que tiene más de 20 años manteniendo los senderos y bananos de las 14 hectáreas de terreno. Por suerte, gracias a las lecciones recibidas por Memo y su familia de Las Hortensias nuestros terapeutas logran entenderle a este “mae”.

Los entretenimientos con Working Wellness continuaron el sábado por la mañana sin perderse en ningún caso la feria del agricultor del pueblo. Allí compraron papayas, zapotes, caimitos, granadillas, bananos dátiles, lo suficiente como para alimentarse unos días. Complementaron su compra frutal y vegetal de la semana en la frutería del simpático Luis.

naturaleza

Para acabar la semana y colmar sus necesidades de contacto con la naturaleza caminaron hasta la quebrada La Honda en el pie de la finca para ir hasta la cascada de Ciudad Colón. Una aventura en las que tuvieron que caminar descalzos unos cuantos tramos dentro del agua fresca de la quebrada. Conexión total con la Pachamama y buenas estimulaciones en las plantas de los pies, casi igual a una reflexología podal.

Y tú Estimado lector, ¿qué sueles hacer para conectarte con la naturaleza? ¿Has caminado alguna vez en pleno bosque, un río o una playa?

Semana 2 Finca Saramandaia, Ciudad Colón, Costa Rica

El bambú tiene grandes cualidades, es una madera que crece de forma tupida, es ligera, resistente y flexible. Esta combinación lo convierte en una pared vegetal ideal para frenar las ráfagas de viento, porque sí, estimado lector, los vientos de verano continuaron, y quizás continúen por varias semanas más.

Estos días han sido de preparación del nido para recibir a bebé, mantener en orden la finca Saramandaia y organizar los aspectos más importante de Working Wellness para las próximas semanas. El lunes al fin apareció Dubois, el gato de la finca, el pobre está siendo afectado por tiñas, es decir, pierde parches de pelos en las partes donde los hongos están haciendo estragos. Ha resultado algo complicado hacerle los tratamientos porque el felino tiene varios domicilios además de elegir cualquier lugar apacible para hacer sus siestas en las 14 hectáreas de la finca. Cuando se presenta en la casa de los terapeutas veterinarios recibe cariño, comida y tratamiento.

Estamos ya por la semana 37, la barriga sigue creciendo y la morena que la carga todos los días sigue realizando ejercicios funcionales por lo menos 3 veces a la semana. Es evidente que algunos ejercicios están proscritos, pero mantenerse activa y estimulando sus capacidades físicas le permiten estar perfectamente preparada para recibir a bebé el día en que decida nacer.

Ahora nuestros terapeutas gestantes caminan más y andan menos en bicicleta. Claro que cada vez que es necesario hacer recados rápidos, el rubio aprovecha la oportunidad de salir con su fiero corcel, para él se podría adaptar el dicho tica: “un día sin chile es como un día sin sol” a “un día sin bici es como un día sin sol”.

El miércoles fue un día de expedición a Escazú y Guachipelín. Había que completar la lista de implementos pedidos por la dulce matrona, así como visitar al pediatra. La ecografía reveló que todo está en orden, solo falta esperar que termine su última fase de desarrollo y que decida salir a conocer este extraño mundo.

healthy

El hambre prestaba al salir de allí, el primero de bananos y el segundo de piña hacía rato que había pasado del estómago al intestino delgado, y para resolver pararon en un emblemático mall de Escazú. En el área de comidas un par de ensaladas y wrap de Subway más una veggie burger de Burger King sirvieron de curita para este par de terapeutas hambrientos.

José, el jardinero estuvo de visita el jueves, una buena conversa con el “mae”, cuyas frases están puntuadas en más de una ocasión con “juep+tas”. Los apodos son muy comunes en Suramérica, Costa Rica mantiene esa tradición, por ende, cada uno tiene alguno, de hecho es muy común que las personas solo se conozcan por su apodo. Cabro, Chepe loco, Tito, Chupac+los, Los Pirusas son algunas de los que se escuchan mentar por las calles de Ciudad Colón. Los extranjeros escapan de esa costumbre local, por lo que nuestros terapeutas antropólogos sabrán que están perfectamente integrados cuando reciban oficialmente algún apodo.

Ese mismo día caminaron hasta el pueblo. La morena estaba antojada por anacardos, por lo que en el camino pararon para llevar una cesta de pipas en la frutería de Luís, Tito para los amigos. El simpático frutero le tenía preparado un regalo al rubio: un sendo machete para garantizar paseos seguros por la selva tica. Ahora tocará sacarle filo y buscarle un forro, quizás el rubio termine siendo apodado Coco Dundee… «Ahora si ya van a poder pasear por el monte y abrir las pipas con buenas ganas» comentó Luis a nuestro rubio sorprendido por la hoja de dicho instrumento.

nutrición

Los monos cariblancos o capuchinos vinieron hasta la casa de los terapeutas conserjes. El viento había amainado la noche anterior, una buena razón para que los primates vinieran a buscar algunos bananos puestos en un árbol cercano por el rubio. Los ágiles animales estuvieron un buen rato interactuando con nuestros terapeutas extasiados por las proezas que realizan con tantísima facilidad.

El día de la feria del agricultor visitaron al FRUTERO de la feria, sí en mayúsculas, Eduardo, conocido como Mango de Orotina. El chaval les está cogiendo cariño a nuestros terapeutas frutales. Mientras éstos seleccionaban papayas, zapotes, caimitos, sandía y limas el chico les comentó que buscaría caimitos blancos, jaca o jackfruit, zapote blanco y otras frutas curiosas y deliciosas para que las prueben. Les contó de un lugar donde viven agrupados unos gringos que producen muchas frutas diferentes en una suerte de comunidad permacultora, un lugar que podría ser muy interesante de visitar cuando se presente la ocasión.

Ese mismo día los visitó la dulce Mónica, su matrona muy especial, conectada con la vida y el universo. Charlaron un buen rato. También establecieron algunas estrategias para llevar a bien el proceso de parto y hablaron de veganismo, vegetarianismo e higienismo. Escucharon los latidos de bebé, para esa tarde noche a unos 150 fuertes latidos por minuto.

naturaleza

Nuestros terapeutas conversadores acabaron la semana socializando buena parte de la tarde del domingo con Rodolfo y Chantal, los encargados de la antigua locación de nuestros terapeutas. Una tarea conquistada para ambas parejas que desde el primer cruce de palabras semanas atrás habían hecho buenas migas. La conversación agradable y risueña se prolongó varias horas en la estupenda terraza de la pareja ticacanadiense (estupenda por la vista y las preciosas maderas con la que está construida).

Intercambiaron anécdotas de viajes ya que ellos se consideran a si mismos muy nómadas, lo cual han hecho buscando desde hace 4-5años recorriendo el mundo, muchas experiencias, enseñanzas de la vida y del universo compartidas alrededor de unos deliciosos trozos de sandía que, sobre todo la morena, justificada con la barriga aprovecho con gusto. Sin embargo lector, no creas que comió como en las aventuras ciclistas claro, algo le quedó de la antigua vida gallega y siempre dejaba un rodaja en el plato de exhibición. ¡Bendita vergüenza gallega!

¿Tienes algún apodo estimado lector?¿Socializas con tus amigos compartiendo alguna fruta?¿Te gustaría “monear” como nuestros primos capuchinos?

Semana 3 Shiatsu en alforjas: Finca Saramandaia, Ciudad Colón, Costa Rica

Estimado lector, ¿Sabes en qué momento se puede decir que estás adaptado a un clima tropical cálido? Fácil, cuando al caer el sol de la tarde mientras sopla una suave brisa vespertina, el aire está a unos 20ºC y comienzas a sentir frío. Al rubio le está pasando, quizás tenga el termostato desajustado o perfectamente adaptado al entorno, no lo sabemos…

Han pasado unas seis semanas desde que nuestros terapeutas han llegado a Ciudad Colón. Han visto nubes, algunas veces amenazantes, pero ni una gota de lluvia, esto del verano parece ser cierto. Por ahora la selva parece aguantarlo bien, sigue teniendo un verde espectacular, solo los gigantes guanacaste están pelados y desparramando semillas por todos los rincones de la finca.

La barriga de la morena parece que hizo “pop” repentinamente, en alguna ocasión el rubio le pregunta si se trago un “toronto” (famoso bombón de chocolate venezolano en forma de esfera relleno con una avellana). Efectivamente ahora está casi perfectamente esférica, al verla algunos aseguran que esto indica que es niño, otros juran y perjuran que es niña. Siguen abiertas las apuestas, falta poco para que llegue una nueva persona a este extraño mundo.

Estos días nuestros terapeutas han ejercido de conserjes y promotores de inmuebles. Por un lado han tenido que preparar la casa principal de la finca para unos potenciales clientes. Por otro, hacer de guías comerciales a los diferentes visitantes interesados en alquilar o comprar esta propiedad de 14 hectáreas de selva costarricense. José, el jardinero, también se ha dedicado a mantener perfectamente ordenado los caminos y senderos de Saramandaia.

En alguno de los ires y venires a Ciudad Colón el rubio entró a una ferretería para comprarle un forro al machete ofrecido por Tito (el frutero). Ahora lo lleva colgado del hombro cada vez que se desplaza por la finca, nunca se sabe si hay que cortar alguna rama caída por un sendero o cosechar alguna piña de plátanos. Así pasaron muchos días de la semana, entretenidos con sus deberes de finqueros, sus sesiones de entrenamiento funcional y sus diferentes proyectos en curso para Working Wellness.

Los monos han sido discretos estos días, hay poco banano para ofrecerles, así que deben andar por otros lados. En cambio todos los días los visita una pareja de carpinteros de Hoffman, toda una curiosidad verlos labrar un hueco en una rama cerca de la casa donde habitan los terapeutas ornitólogos. Algunos días pasa una pareja de tucanes o les canta un soterrey encantado por algún trozo dejado en algún árbol cercano.

naturaleza

El jueves la morena obtuvo la recompensa de varias semanas de búsqueda constante de semillas de marañón o anacardos. Este fruto seco muy de moda en la cocina vegetariana y vegana se produce en Costa Rica. Sin embargo es un poco lioso encontrarlo en los comercios ticas, en muchas ocasiones se comercializan anacardos importados de la India, una paradoja más de la globalización. En fin, después de buscar a profundidad, la morena dio con un distribuidor de marañones locales. El aroma y sabor de aquellos frutos los transportó unos 6 años atrás para la guayana venezolana. Nuestro cerebro tiene una increíble capacidad de registrar sabores, aromas y texturas.

Ese mismo día, al llegar a Ciudad Colón, se quedaron un ratito disfrutando del ambiente del parque central del pueblo. Se enternecieron viendo como una pareja de niños jugaban con los chorros de agua de la fuente hasta quedar completamente ensopados. Quizás la próxima llegada de bebé tenga que ver con eso…

naturaleza

El sábado fueron para la imperdible feria del agricultor, pararon en el puesto de “Mango” para llevarse las papayas, zapotes, limas, caimitos, aguacates y naranjas de la semana. Completaron la compra semanal en otros puestos con lechuga, plátano macho, bananos dátiles, tomates y cilantro. Con las alforjas casi a tope pasaron por la frutería de Luis, a por unas piñas espectaculares y a degustar unas pipas. “¿Cuántas van a llevar esta semana?” les preguntó Tito, “Con unas quince está bien” contestó la morena “pero con tapón y nos las llevas que ya vamos bien cargados”, “Tranquila, Estejani, ahora más tarde paso por allá” contestó su amigo frutero. Ese día no apareció el dichoso frutero, y es que claro, nuestros terapeutas piperos no contaban que ese día era previo a la San Valentín.

Su amigo distraído por los planes que tenía para su enamorada olvidó completamente llevarles la comanda. Al siguiente día el rubio tuvo que “sacrificarse” para ir a buscar en bici las pipas olvidadas. En la frutería todos estaban enterados del olvido del frutero enamoradizo, recibieron al rubio contando algunas pérdidas de cabeza del simpático Tito.

¿Y tú estimado lector has perdido el norte algún 14 de febrero?Gracias por leernos, excelente semana y hasta la próxima.

Semana 4 Finca Saramandaia, Ciudad Colón, Costa Rica

Los carpinteros de Hoffman están trabajando con intensidad en el tronco que está contiguo a la casa de los terapeutas ornitólogos. Como la llegada del polluelo de los terapeutas gestantes está bastante cerca, las excursiones en bicicleta se han reducido a un simple ida y vuelta al pueblo. Una vuelta de unos 3 kilómetros, suficiente para mantener el hábito y, a la vez, evitar pasar por momentos demasiado críticos en caso de que bebé decida nacer bicicleteando. Albert, su coach personal, ha adaptado los entrenamientos de la morena para que su cuerpo esté en las mejores condiciones para la venida al mundo de la nueva personita. Estimulación y flexibilización de toda la musculatura pelvicotrancantérica, más ejercicios de relajación para ayudar a la futura madre en el proceso del parto.

A principios de semana recibieron la visita de unos hipotéticos compradores de la finca. El rubio y José les mostraron las diferentes dependencias y sobre todo los llevaron hasta la quebrada para que pudieran apreciar la naturaleza circundante en todo su esplendor. Los monos cariblancos acompañaron a la pequeña tropa por el estrecho y selvático sendero.

Como ahora disponen de una buena cantidad de anacardos, la morena antojada, se propuso hacer unos mini queques (tartas) de bienvenida a bebé. Hizo unas mini cheese cakes crudiveganas de fresa y limón con una deliciosa crema a base de anacardos. La base de las mismas con nueces, coco, almendras y un toque de dátiles. Como las cosas buenas es preciso compartirlas, Chantal y Rodolfo fueron convidados a llevarse un par de ellas. José que no pierde una ocasión para venir a darle a la sin hueso fue otro de los felices comensales.

El viernes, temprano por la mañana, cuando el sol apenas estaba empezando a calentar el aire, se presentaron los monos cariblancos. Unos treinta, varias generaciones juntas, desde los abuelos hasta quizás los bisnietos. Los jóvenes bastante más atrevidos subidos al techo de la casa y, asomando sus caritas curiosas a ver si había algún humano en la terraza. Nuestros terapeutas primates no pudieron resistirse en compartir con ellos algunos bananos criollos.

El sábado, Mango aún no había traído la jaca (jackfruit) prometida, también quedó debiendo los zapotes blancos. Sin embargo no faltaron las papayas, zapotes, limones, granadillas, naranjas, guanábanas y piñas para colmar de dulce energía a nuestros terapeutas frutales.

Sharon les había avisado que vendría el domingo una nueva inquilina para la casa principal, de Ucrania posiblemente. Nuestros terapeutas conserjes alistaron la casa lo mejor que pudieron para darle la bienvenida a la forastera. El domingo se quedaron tranquilos gran parte del día, solo una pequeña escapada para caminar un poco y airear las neuronas del rubio. Una partida de squattegories o stop lo había dejado literalmente noqueado. No sería sino en la noche que se enterarían que la anunciada inquilina llegaría una semana más tarde…

naturaleza

Estimado lector, quizás te preguntes cómo va la barriguita de la morena… Pues barriguita como tal ya no es. En estas últimas tres semanas ha dado un brinco cuantitativo. Ahora la morena se ve obligada a coordinar muy bien sus movimientos para que su barriga no quede atrapada por la fuerza de gravedad. El día del nacimiento puede ser en cualquier momento, algunos piensan que será el próximo fin de semana, otros creen que vendrá en la primera septena de marzo.Y tú estimado lector, cuándo crees que vendrá bebé?

No dudes en ver nuestras próximas bitácoras en nuestro blog o grandes tips en nuestro canal de Youtube.

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacío