Comer más fruta si nos sigues por las redes sociales tanto en nuestra cuenta en instagram o página de facebook sabrás que es una de nuestras máximas incidencias.

Además, si leíste nuestro post sobre los Biorritmos, sabrás cuál es la importancia y el momento justo para dársela a tu cuerpo. Sobre todo, para poder asimilarlo de la mejor manera posible y así aprovechar todas sus capacidades nutritivas. 

No es casual que seamos un poco pesados con el tema, pues es algo que no es frecuente. Sabemos que las condiciones climáticas, las costumbres culinarias, sociales o culturales, los factores psicoemocionales y demás no le dan el espacio e importancia que merece.

Sin embargo, hemos podido observar que a lo largo del tiempo, los problemas de salud como te comentábamos en nuestros 3 post anteriores sobre Fisiología humana con su parte 1 y parte 2, revelan con mayor acierto la falta de estos gloriosos packs de salud.

¿Qué nos proporciona comer más fruta?

La fruta es el alimento con mayor concentración de nutrientes completamente asimilables por el organismo. Hay que comer la fruta sin miedo y SI, en las CANTIDADES que necesitemos para sentirnos satisfechos, no te cortes. Cuando comemos fruta casi nada se pierde, tu cuerpo asimila y usa cada ínfima parte de este superalimento. Es como si bebiéramos del Santo Grial, para nuestro cuerpo es pura magia y maravilla.

Muchos dirán: “Pero es mucha azúcar”, “la fruta engorda”, mitos como estos que están limitando el consumo de este alimento tan famoso. Todo ello está basado en una percepción errónea, ya que se compara y asemeja el azúcar de las frutas al azúcar obtenido químicamente o por procesos mecánicos. Este tipo de azúcar efectivamente no es muy saludable, sin embargo la fruta no es solo azúcar aislada como estos productos. La fruta contiene grandes cantidades de “azúcar”, si aunque también de agua, fibra y sobre todo minerales y vitaminas ESENCIALES para la vida y la salud de nuestras células. 

TODO NUESTRO Organismo desde las células hasta nuestro cerebro y músculos necesitan glucosa, o azúcar comúnmente llamada, para funcionar en óptimas condiciones. No tiene sentido que el cuerpo necesite este combustible como su principal elemento nutritivo y estemos constantemente evitándolo. Cortar este alimento que naturalmente está diseñado para nosotros y nos sentimos altamente atraídos a él, que no es casualidad, es una de las más grandes irracionalidades de nuestra época. 

Argumentos para no comer fruta

“Quedo con hambre”, “eso no alimenta”, “no está buena”, son frases comunes que escuchamos en nuestras asesoría Nutricional online cuando estamos haciendo un coach nutricional y nos encontramos con negativas ante la propuesta. Esto pasa con frecuencia porque las personas suelen comer sin hambre física, comen la fruta en poca cantidad y en su mayoría verde, es decir, condiciones no aptas. En el caso de que la fruta se consume verde, los almidones presentes en el alimento no han pasado por un proceso de hidrólisis que los transforme en azúcares más simples. Cuando la fruta está madura, es naturalmente dulce, tiene más aroma, sabor y mejor textura. Esto es lo que hace realmente que la aprovechemos de mejor manera, además de que sea una experiencia más placentera y aporte más saciedad. 

Otro argumento frecuente cuando insistimos en la ingesta de frutas es: “pero si cuando como muchas piezas voy de carreras al baño”. Por supuesto que eso es lo que pasa en un principio si tu alimentación está basada en productos pobres en fibra y agua. El cuerpo se regulará a medida de que se vaya vaciando el intestino. Recuerda que los productos que hemos consumido anteriormente, como los cereales o almidones, las carnes, los lácteos, etc tienen un tránsito intestinal mucho más lento, pasan días e incluso SEMANAS en nuestro organismo. La fruta con su abundante líquido y fibra comienza a hacer limpieza de todo el organismo. Ella remueve los líquidos estancados y sobre todo el contenido obsoleto presente en el intestino grueso. Ello elimina todas esas toxinas que han quedado rezagadas con los días en este segundo cerebro. 

La fruta es un alimento realmente nutritivo. Por tanto, propiamente consumida no genera toxemia en el organismo y sobre todo está diseñado para nuestra biología y fisiología. Cuando nuestro cuerpo funciona bien y en óptimas condiciones no es normal que pasemos mucho tiempo sin ir al baño. De hecho, no es normal solo una deposición al día. Esto lo hablaremos mejor y más ampliamente más adelante. 

Pensemos un poco, si comes 3 o 5 veces al día y buenas cantidades:

¿A dónde crees que va toda esa comida?

¿Dónde queda todo eso que al cuerpo no le sirve?

Pues si, no todo en ese vientre es grasa. El intestino grueso es capaz de acumular, en casos extremos, hasta 20 kg de desechos. Aquí sólo incluimos los restos de los procesos de digestión mal digeridos o de desecho. No tratamos el tema de la toxemia que se ha estado acumulando en el resto de órganos de tu cuerpo. 

¿Qué tal te suena ahora la fruta?

Si quieres reducir tus estadísticas de enfermedades degenerativas y crónicas, no pases de la fruta y los vegetales. Tienes que cambiar el chip, la fruta puede ser un snack pero no es su función principal, la fruta es una COMIDA. Lo que si no es, y lo que no recomendamos, es que la consideres un postre. 

Muchas de las personas que acuden a nuestras consultas de orientación nutricional o que buscan asesoría Nutricional online tienen este mismo problema, no saben cómo comer la fruta o no les gusta. Es importante que tengas el apoyo suficiente, la información y el seguimiento para poder llevar a cabo la mejora de tus hábitos alimenticios.

La alimentación convencional, alimentación vegetariana o alimentación vegana convencional fomentan el consumo de vegetales y frutas pero nuevamente como un snack, una porción, ingrediente decorativo o postre.

La cosa está cambiada y el nutricionista, nutriologo, coach nutricional, asesor nutricional o orientador nutricional puede que no estén considerando la importancia a nivel fisiológico de estos alimentos para nuestro organismo. 

La fruta, como ya te explicábamos anteriormente, es el alimento diseñado para nuestro organismo. Tiene todos los micro y macro nutrientes en las proporciones ideales como el cuerpo los necesita. El valor de un alimento se mide en su capacidad de combustible óptimo para los procesos metabólicos del organismo y la fruta es perfecta, ideal para el nuestro. 

¿Cómo debo comer la fruta?

Si no sabes como comer la fruta, te recordamos que puedes contar con nuestra asesoría Nutricional online. Nuestra experta en nutrición natural o nutrición holística está capacitada para ayudarte, guiarte y recomendarte cómo introducir esta maravilla en tu alimentación, cómo y cuándo comerlas, con qué y en qué estado óptimo para su mejor asimilación. 

Sabemos que puede ser difícil al principio ya que es un cambio de paradigma. La pobre fruta tiene un montón de prejuicios encima, que más adelante te vamos a ayudar a desmontar con información sustentada por estudios científicos. Además de ello, te explicaremos como entender tus alimentos y las proporciones tan famosas que venden los medios, el fitness y la nutrición convencional. 

¿Cómo saber la temporada de cada fruta?

Nosotros te animamos a suscribirte a nuestro canal de YouTube. Para comenzar escoge la fruta que más te guste y en nuestro canal tendrás explicada la temporada en la que se da. Además aprende cuáles son las características que debe tener para que sea realmente un festín y no algo soso y aburrido. 

Hemos desconectado tanto de esta maravilla de la madre naturaleza, fuente de salud y energía vital que no tenemos ni idea como comerla. Pensamos que las piñas crecen en árboles, y no, la piña es una baya como la frambuesa y crece de una planta. Que la manzana o la pera se dan todo el año, al igual que las naranjas y creemos que es lo único que hay cuando pensamos en frutas. 

La nutrición natural y rápida promovida por Working Wellness, que es una nutrición holística, se enfoca en que puedas corregir tus hábitos de forma fácil y progresiva. Recuerda que entendemos tu situación personal, puedes comer de todo y sin restricciones, la clave está en saber cuando, como y de forma consciente. Olvídate de la palabra dieta, de las Dietas llevaderas, de los atracones, la ansiedad por comer, etc. Todo esto se corregirá a medida de que comiences a corregir tus hábitos. Por otro lado, sigue los mejores parámetros para ti y tu naturaleza, acorde a la naturaleza y nuestra especie. 

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacío