Para entender tu cuerpo y alimento debemos tener en cuenta que todo alimento posee 3 tipos de macronutrientes: carbohidratos, proteínas y grasas. Estos se consideran la principal fuente de energía de nuestro organismo. De aquí, sacamos las “calorías” que necesitamos para que nuestro cuerpo funcione de forma eficiente. Pero ya explicaremos cada uno de ellos más adelante. 

macronutrientes

Las proporciones en un alimento varían de acuerdo al que decidamos consumir. Por lo tanto, pueden ser más abundantes de uno u otro, pero absolutamente todos los alimentos están constituidos por dichos y famosos macronutrientes. De hecho, esta es la guía nutricional que más se fomenta y promueve en el mundo de la nutrición. La máxima motivación de hoy es que alcances tus macronutrientes o que logres tanto porcentaje diario de cada uno.

¿Por qué no se presta atención a los nutrientes que realmente se necesita?

Este modelo se centra en los nutrientes a “grosso modo” y no presta casi atención a los nutrientes que realmente necesitan más atención. Se cree que porque los micronutrientes se necesitan en menor cantidad, son menos importantes. Sin embargo, una deficiencia en alguno de ellos es suficiente para que el cuerpo pierda su equilibrio y se interrumpan funciones tan básicas y frecuentes como la producción de sangre. 

Estos desequilibrios se convertirán en enfermedades de diferente gravedad. Sin embargo, esto funciona como una cadena que se forja eslabón por eslabón. De nada sirve tomar un suplemento o comer un producto que sea alto o fortificado en hierro si no hay vitamina C, D y vitaminas del grupo B orgánicas. Estos otros elementos son fundamentales para que este hierro pueda asimilarse o procesarse.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de micronutrientes?

Los micronutrientes no proporcionan energía, pero son fundamentales para el funcionamiento celular y los procesos metabólicos. Los conocemos como: vitaminas y minerales, tienden a ser tácitos, cuando no es así. En especial, con la alimentación actual, la base de la dieta occidental real son los cereales y los productos de origen animal. Por tanto, la abundancia de ultra procesados y donde todo se cocina en exceso o de forma muy agresiva, incluyendo las pocas cantidades de vegetales y frutas que acompañan al “plato principal”, los productos y los alimentos muy poco pueden aportar. 

El cuerpo humano funciona como cualquier otro organismo en la naturaleza, como un todo. Está claro que los macronutrientes son importantes, pero no todo aquello que posee grandes cantidades de uno u otro macronutriente es rico en micronutrientes. Es decir, puedes tener muy buenos porcentajes en macronutrientes y tener deficiencias en micronutrientes, mientras que, al contrario, es bastante difícil que te falte esa “energía” para funcionar correctamente.

¿Cuáles son los alimentos más ricos en micronutrientes?

Los alimentos más ricos en micronutrientes, son las frutas y los vegetales pero las frutas principalmente. También contienen una alta calidad y cantidad de macronutrientes en proporciones bastante similares a las necesarias por nuestras células. 

nutrición

Por ejemplo, el pan es alto en carbohidratos pero pobre en micronutrientes si lo comparamos con un alimento como los dátiles o el mango que poseen buena cantidad de ambos. La carne de vacuno es muy rica en proteínas, pero su aporte de minerales y vitaminas es extremadamente pobre en comparación con una de las frutas más proteicas, como lo es el Jackfruit o la guayaba, o vegetales como el brócoli o la espinaca. El aceite de oliva, es muy rico en grasa pero pobre en nutrientes en comparación con un aguacate o unas almendras. 

¿Qué ocurre si una persona que sufre de anemia decide incrementar su consumo de carne de vacuno para “contrarrestar” la enfermedad?

Si esto ocurre es muy probable que, si no consume abundantes cantidades de vegetales y frutas, no logre ayudar mucho a su cuerpo. ¿Por qué? Principalmente porque el hierro en la carne no es asimilable por el cuerpo, y segunda, porque este producto no aportará nada en caso de que se pudiera aprovechar algo.

Para corregir la anemia no hay que comer más carne ni tampoco hay que recurrir a Suplementos. Hay que analizar por tanto la alimentación efectivamente, pero observar otros hábitos de vida tanto del área física como psicoemocionales, que puedan estar mermando las capacidades del organismo. Comer más carnes lo único que traerá consigo es que comience a sufrir de un estreñimiento preocupante, enfermedades cardiovasculares, diabetes, entre otras cosas.

¿Qué ocurre su se decide suplementarse?

El suplemento solo servirá para que en sus analíticas conste que está presente el elemento suplementario. Sin embargo, esto no quiere decir que haya solucionado su problema, solamente está paliando una sintomatología. Una vez retire el suplemento, el cuerpo se limpiará de este, fragmentado e inorgánico. Es decir, mas tarde o más temprano volverá la deficiencia. Y si el problema no se ha corregido de raíz, seguirá sufriendo el padecimiento y sus desequilibrios correspondientes. 

Lo mismo puede pasar con las personas que tienen osteoporosis que buscan consumir más lácteos. El calcio presente en los lácteos no se absorbe de la misma manera que el presente en los higos, el brócoli o las hojas verdes. Los lácteos necesitan un proceso mucho más complejo debido a que no poseemos las enzimas digestivas ni la capacidad de metabolizar las moléculas de calcio de otras especies. Todo lo contrario a diferencia de los alimentos vegetales que son alimentos más biodisponibles, lo que le permite al cuerpo asimilarlos con más velocidad y eficiencia.

Estos consumibles, lácteos, cereales o carnes, serían “bastante adecuados” si buscamos completar un porcentaje de macros. Sin embargo, no son aptos para la biología humana y no aportan mayor cosa a nuestro organismo. Puede que las calorías estén muy bien medidas también, pero, ¿realmente es todo absorbible y asimilable? Cuántas energía pierde nuestro cuerpo tratando de hacer un proceso de asimilación de este tipo de productos en comparación con las frutas o los vegetales?

Diferencia de una asesoría nutricional online a la de Working Wellness a la hora de entender cuerpo y alimento

nutrición

No nos sorprende oír con frecuencia en nuestra asesoría nutricional online que las personas comen a reventar y siempre tienen hambre. Comen 4-7 veces al día y están constantemente pensando en comida o ansiosos por comer. Cuando hacemos de coach nutricional o trabajamos en una asesoría Nutricional online, observamos los factores físicos que están influyendo en este estado de “desnutrición”. Las personas están alimentadas ciertamente, aunque no están nutridas y esto les hace estar en constante ansiedad y desesperación ante la comida.

También es importante mencionar que hay factores psicoemocionales que pueden estar desencadenando esta actitud, tanto en personas de condiciones “normales” como muchos casos extremos tipo bulimia, donde suelen haber grandes atracones purgativos o no, atracones de comida o borracheras de comida. En parte, se deben a la desnutrición psicoemocional que sufren estas personas, sin dejar de lado la desnutrición física. 

¿Qué nos aportan los alimentos de origen vegetal?

Los alimentos de origen vegetal en su forma menos procesada cuentan también con un aporte de micronutrientes y macronutrientes importante. Aquellos alimentos ecológicos y de producción local, tendrán un aporte nutricional más importante, aunque no son una condición imperativa para llevar hábitos alimenticios más saludables. 

Una alimentación rica en alimentos de origen vegetal aporta muchísimos micronutrientes y macronutrientes. Lo ideal sería permitirle al cuerpo trabajar en óptimas condiciones con el mejor de los combustibles. Esto nos garantizará un mejor rendimiento y más energía.

Entender cuerpo y alimento

La Energía vital es básica para poder vivir una vida plena de alegría y satisfacción personal. Una alimentación respetuosa con nuestro cuerpo es básica para poder permitir que esta energía fluya como río al mar. Si te interesa mejorar tus hábitos alimenticios o corregir tu dieta/alimentación cuentas con nosotros para guiarte en el proceso. Una alimentación saludable es aquella que realmente se adapte a nuestra fisiología y que pueda de la misma forma darle espacio a nuestra área psicoemocional. 

Cuentas con nuestra experta en nutrición natural y holistica, que practica la nutrición natural o nutrición holística desde un enfoque higienista que no pierde de vista las otras áreas del ser. El higienismo aplicado de forma holística e integral es una herramienta maravillosa para tener una vida plena y satisfactoria. Hacemos coach nutricional, prestamos servicios nutrionales o de asesoría Nutricional online. Puedes llevar una alimentación vegetariana, convencional o una alimentación vegana, nos adaptamos a ti. por tanto, ya seas deportista vegetariano, deportista vegano o convencional, tengas un estilo de vida más sedentario o activo buscamos que este estilo de vida saludable sea realista y esté dentro de tus posibilidades. 

Contactarnos ante cualquier duda y no te olvides, a seguir construyendo salud.

Para más novedades no te pierdas los últimos vídeos de nuestro canal de Youtube.

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacío