¿Qué son los condicionamientos psicoemocionales y sociales del consumo de alimentos antifisioslógicos? Si has leído nuestros post anteriores sobre el tema de la Fisiología humana, la parte uno y la parte dos algo te puede sonar. Ello consiste de forma resumida que todos los seres humanos tenemos condicionamientos psicoemocionales y sociales que nos orientan su consumo de alimentos antifisiologicos

En este nuevo post detallaremos más el porqué consumimos los productos que consumimos, fuera de los factores publicitarios que condicionan nuestras “decisiones” alimentarias. 

alimentos antifisiologicos

Claramente, este hábito de comer carnes, cereales, lácteos, etc. se ha mantenido hasta nuestros días. Todo ello por tradición, por status, por prestigio, por relaciones emocionales, creencias y por cuestiones culturales. aunque jamás fue con la frecuencia que existe en la actualidad o producido en condiciones masificadas. 

Hoy en día consumimos productos animales, y es que eso se considera parte del status y aporta prestigio. Cuando en un país crece la clase media, aumenta el consumo de productos de origen animal. En Europa y las sociedades que fueron colonizada por los mismos europeos, es muy común este tipo de alimentación. Eso se debe a que está relacionada con la aristocracia y la realeza, es decir, lujo y dinero. 

En otras culturas, sobre todo en aquellas muy primigenias, el consumo de productos cárnicos se asociaba siempre al poder y a la fuerza. Y es que ya que se ha creído que al ingerir el cuerpo del individuo o animal, podrían obtenerse sus fortalezas, ya sean físicas o aquellas que les adjudicamos en el plano psicoemocional. Dichas creencias se mantienen hasta hoy por tradición y cultura de las sociedades, así como también parte de la identidad. Esto por supuesto, nada tiene que ver con la realidad fisiológica de nuestro cuerpo. 

Relación de la alimentación con tus emociones dentro de los Condicionamientos psicoemocionales y sociales

Este consumo también está vinculado a las relaciones emocionales que la humanidad ha vinculado con dichas creencias a lo largo de la historia. Puede haber una necesidad de seguridad, confort, confianza, sensación de ser amado, etc que se obtiene a través del consumo de dichos alimentos, lo que hace que se mantengan en la mesa. Las carnes y los animales están asociados con la fuerza, seguridad y el poder. Los lácteos con la conexión emocional que existe entre el amor de madre y la niñez. Los cereales y las legumbres con la seguridad, el confort y la confianza que brindaban en tiempos de escasez.

Además de ello, gracias a estas creencias y sus “respaldos” emocionales se han establecido conexiones “sobrenaturales” o capacidades mágicas con dichos productos, atribuyéndose propiedades curativas entre otras cosas.

Creer que un alimento cura o sirve como medicina es parte de las costumbres y creencias populares que han sido mantenidas a lo largo del tiempo. Sabemos que es debatible este punto, sobre todo cuando se tiene una vision equivoca con respecto a la salud. 

¿De verdad sirven los alimentos que usamos para curar?

Los elementos que usamos para “curar”, ya sean productos, animales, partes de animales o plantas, sirven de paliativos o de soportes psicoemocionales. Nada externo al cuerpo humano es capaz de proporcional curación. Todo aquello que introducimos en nuestro organismo puede servir para palear síntomas físicos o darnos confort emocional. Pero, la única cosa capaz de sanar al cuerpo es el cuerpo mismo y su capacidad de Autocuración. 

Desde un punto psicológico, dentro del inconsciente colectivo, el hecho de consumir los alimentos para los cuales estamos diseñados se asocia a un ser humano que no desea pertenecer o que está fuera de la sociedad, un ser salvaje. Mientras que aquellos que consumen dichos productos son considerados cultos. Estos, pueden vivir en conjunto y comunidad, pueden pertenecer al mundo de la cultura y la civilización. 

¿Cómo se adapta por norma general el ser humano?

El ser humano, como todas las especies, impulsadas por el deseo de mantenerse vivo y que la especie continue proliferandose se ha adaptado a las circunstancias. Podría considerarse que ha actuado como un Omnívoro, si, por puro oportunismo, aunque biologicamente o Fisiológicamente no tenemos ni compartimos ninguna de esas características. 

Debido a que seguimos manteniendo esta creencia de un ser humano Omnívoro, seguimos justificando y manteniendo una alimentación antinatural. A medida que avanzan las generaciones, se van presentando cada vez más los efectos de nuestra desnaturalizacion alimentaria. Sobrevivimos más tiempo y en mejores ambientes, pero… ¿bajo qué condiciones lo hacemos? ¿Realmente vivimos? Quizás sea tras varias reposiciones de órganos, dependencias por medicamentos, enfermedades crónicas y degenerativas, pérdida de movilidad, pérdida de las capacidades cognitivas, desequilibrios emocionales, etc. 

¿Cómo hemos sido diseñados?

Si, físicamente no hemos sido diseñados para el consumo de tejidos animales, cereales, lácteos, etc. Esto es evidente, ya que el cuerpo está hablando a través de sociedades cada vez más enfermas. Cada vez más degradadas física y mentalmente, cada vez más estériles y desarrollando deficiencias en nuestro sistema. Incluso hasta durante la formación de aquellos que logran tener descendencia. Quizás sea momento de escuchar a la madre naturaleza y seguir sus leyes, obviamente adaptándonos a ciertas cuestiones que están en nuestros medios actuales.  No hay blancos ni negros, aquí se trata de una gran escala de grises.

Es importante mencionar que los animales que comen aquello para lo que están diseñados sus cuerpos, mueren de vejez o por circunstancias ajenas al funcionamiento de su organismo. Además, no tienen problemas al momento de reproducirse y es muy poco frecuente que desarrollen enfermedades crónicas, autoinmunes o degenerativas. 

¿Qué tenemos en cuenta en Working Wellness?

Por estas mismas razones, en Working Wellness nos aproximamos al individuo de forma holistica, tomando en cuenta todos estos factores sociales, psicoemocionales, culturales y familiares. Nuestra asesoría Nutricional online es una forma en la cual puedes permitirnos  guiarte en este proceso de cambio de alimentación, encaminandote en el sendero correcto para construir tu salud. Nuestra experta en nutrición natural y holistica, es decir, nuestra asesora nutricional, está capacitada profesionalmente para orientarte de manera que alcances tus objetivos de una forma realista. Las dietas llevaderas y comer sin restricciones son parte de nuestra forma de trabajo, aunque sinceramente no nos gusta llamarle dietas. 

Puedes llevar una alimentación convencional, una alimentación vegetariana o una alimentación vegana, puedes ser deportista, atleta vegano o  vegetariano, adaptaremos todos nuestros saberes a tus necesidades. Incluso, el tener una vida sedentaria no es impedimento para alcanzar us objetivos ya que nosotros nos adaptamos a ti. Queremos que obtengas resultados tangibles de acuerdo a tus ritmos y a tus objetivos personales, de una forma realista. El trabajo de Nutrición holistica engloba muchas veces un trabajo de crecimiento personal y desarrollo emocional que es inevitable. Así que puedes contar con la mejor asesoría de nutrición holistica y de gestión emocional de la mano de nuestra terapeuta higienista. 

¿Cómo lo puedo solicitar?

Si quieres solicitar todos los enlaces bibliográficos que respaldan este artículo, te dejamos adjuntado el trabajo de fin de grado donde realizamos la investigación pertinente junto con la información bibliográfica. 

El trabajo está redactado en alemán y este post se considera un resumen muy general del mismo, para más información puedes acceder a él a través de este enlace

Y si no quieres perderte ninguna novedad, no dudes en suscribirte a nuestra canal de Youtube.

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacío