Categorías
Orientación Nutricional

Entendiendo mi cuerpo y mi alimento

Todo alimento posee 3 tipos de macro nutrientes: proteínas, carbohidratos y grasas.

Como ya hemos expuesto en anteriores publicaciones, las proporciones en un alimento  varían de acuerdo al que decidamos consumir. De hecho, esta es la guía nutricional que más se fomenta y promueve en el mundo de la nutrición. Este modelo se centra en los nutrientes a “grosso modo” y no presta casi atención a los nutrientes que realmente necesitan más atención. Los micro nutrientes o como los conocemos: vitaminas y minerales, tienden a ser tácitos, cuando no es asi.

El cuerpo humano funciona como cualquier otro organismo en la naturaleza; como un todo. Esta claro que estos macro nutrientes son importantes, pero no todo alimento que posee grandes cantidades de uno u otro macro nutriente es rico en micro nutrientes.

Por ejemplo, la carne de vacuno es rica en proteínas, pero su aporte de minerales y vitaminas es muy pobre. Al igual que la harina de trigo, es alta en carbohidratos pero pobre en micro nutrientes.

Los micro nutrientes son de gran importancia debido a que con ellos el cuerpo es capaz de realizar sus funciones más básicas. Entre ellas se encuentran el producir la sangre, las hormonas, la regeneración celular, etc.

Los requerimientos de estos son mínimos (micro) pero sin ellos el cuerpo no funciona de manera optima.

La ausencia de ellos puede desencadenar una serie de desequilibrios. Estos desequilibrios se convertirán en enfermedades de diferente gravedad. Sin embargo, esto funciona como una cadena que se forja eslabón por eslabón. De nada sirve tomar un suplemento o comer un alimento que sea alto en hierro si no hay vitamina C, D y vitaminas del grupo B. Estos otros elementos son fundamentales para que este hierro pueda asimilarse o procesarse.

Por ejemplo, si una persona que sufre de anemia decide incrementar su consumo de carne de vacuno para «contrarrestar» la enfermedad. Es muy probable que, si no consume abundantes cantidades de vegetales y frutas, no logre ayudar mucho a su cuerpo. Para generar más glóbulos rojos no hay que comer más carne ni tampoco hay que recurrir a suplementos. Esto lo unico que traerá consigo es que comience a sufrir de un estreñimiento preocupante, entre otras cosas,. Además, el suplemento solo servira para que en su sangre conste que esta presente el elemento suplementario. Sin embargo, esto no quiere decir que haya solucionado su problema. Una vez retire el suplemento, el cuerpo se limpiará de este elemento fragmentado. Es decir, volvera la deficiencia.

Adicionalmente debemos tomar en cuenta los niveles de absorción y asimiliación del alimento y el proceso que lleva en el cuerpo.

El calcio presente en los lácteos no se absorbe de la misma manera que el presente en las semillas de sésamo o en el brócoli. Los lácteos necesitan un proceso mucho más complejo y no se absorbe la totalidad de su calcio. A diferencia de las semillas de sésamo o el brócoli que son alimentos más biodisponibles. Esto le permite al cuerpo asimilarlos con más velocidad y eficiencia.

Es importante entender que  el alimento con mayor concentración de vitaminas y minerales es la fruta, asi como también lo son los vegetales.

Los alimentos de origen vegetal en su forma menos procesada cuentan también con un aporte. Aquellos alimentos ecológicos y de producción locale tendrán un aporte nutricional más importante.

Una alimentación rica en alimentos de origen vegetal aporta muchisimos micro y macronutrientes. Es especial alimentos como lo son las frutas y los vegetales aportan cantidades abundantes de micro nutrientes y macro nutrientes. Las leguminosas tiernas/germinadas y los pseudocereales, aportan también algunos nutrientes. Lo ideal es permitirle al cuerpo trabajar en optimas condiciones. Esto nos garantiza un mejor rendimiento y más energía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *