Categorías
Orientación Nutricional

Carbohidratos: villanos? Parte 2

Delicioso, adictivo y poco nutricional; el endulzante industrial. Ningún otro alimento nos causa tanta pena dejar o reducir en consumo. Sin embargo, es uno de los principales causantes de múltiples enfermedades crónicas que afligen a la población mundial, conocido como azúcar.

La OMS y la FAO recomiendan entre el 55% y 75% de ingesta diaria de carbohidratos. Pero dentro de ello recomienda un 10% de nuestra ingesta diaria de azúcar simple. Con esto, podríamos entender cualquier cosa que conozcamos como carbohidrato y cualquier otra que conozcamos como azúcar.

En el post anterior, explicábamos la importancia de los carbohidratos y su diferencia entre simples y complejos. Haciamos enfasis en evitar los carbohidratos simples siempre que sea posible. Sin embargo, es necesario recordar que según estudios cientificos, algunos nutricionistas y organismos de la salud, las frutas entran en este grupo.

Particularmente las consideramos un carbohidrato complejo porque su aporte nutricional, proceso de asimilación y absorción es distinto al de los asociados a este grupo. En los carbohidratos simples figuran los altamente procesados y con azúcares NO naturalmente presentes. Por ello, hoy día las personas temen tanto consumirla.

El azúcar en su forma más sencilla, como es la de las frutas, es la mejor y la única que se deberia consumir. Siempre que sea en su forma más natural y definitivamente NUNCA PROCESADA.

Esta azúcar es lo que alimenta, nutre y satisface cada una de nuestras células. Es el combustible favorito del cerebro, los músculos, organos, tejidos, etc.

Pero cuando pensamos en algo dulce, viene a nuestra mente el endulzante de caña o remolacha, blanco como la nieve. El que pasó por infinidad de procesos industriales y quimicos. Además, huir de él parece difícil porque esta en todas las listas de ingredientes de casi todo en el supermercado. Este granulado blanco es tan malo para nuestro cuerpo como podría serlo cualquier droga.

Deshidrata, descalcifica, acidifica, es altamente adictivo, causa daños renales, dificulta los procesos digestivos, entre otras tantas consecuencias. Para resumir, solo desequilibra nuestro cuerpo y nos perjudica muchisimo.

Las mejores fuentes de azúcar siempre son aquellas que la contienen naturalmente. Nos referimos nuevamente a azúcares de la fruta, que nuestro cuerpo aprovecha de mejor manera y  produce beneficios. El endulzante industrial se apoderó de uno de los sabores que más disfrutamos. Hoy día debemos evitarlo a toda costa, por ello, es necesario que progresivamente lo descartemos de nuestra alimentación.

Este endulzante blanco o pintado es una droga para nuestro organismo.

Dejarlo completamente es lo ideal, pero hay personas que sufriran las consecuencias de un «mono». Por ello, recomendamos sustituirlo por elementos endulzantes menos quimicos y progresivamente descartarlo. La miel, el sirope de arce, el agave son opciones para hacer una transición. No las recomendamos a largo plazo.

Al eliminar este endulzante añadido del origen que sea, le daremos espacio a nuestras papilas gustativas para que recuperen su sensitividad original. Esto nos permitira disfrutar muchisimo más los alimentos naturalmente dulces como todas las frutas.

Ellas son perfectas cuando necesitamos ese toque dulce en nuestras vidas.

Todo lo demás que consumimos actualmente y que conocemos como “dulce” es artificial. El sabor dulce solo esta presente en la naturaleza a través de las frutas y algunas plantas.

Recomendamos consumir una gran cantidad de frutas frescas maduras enteras. Evitar consumirlas en batidos o tomar zumos de fruta. Si las diluimos, pelamos y destrozamos pierden gran parte de su fibra, elemento importante para su “compleja” asimilación.

Las frutas deshidratadas (sin azúcar o aceite añadido) en general, son una alternativa puntual para satisfacer ese toque dulzon. Sin embargo, la prioridad y primera opción siempre será la fruta fresca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *